Dos cenotes privados para olvidarte del calor.

283 Views 0 Comment

Hermosos, llenos de misterio y de magia a la vez; los cenotes son bellas joyas de la Península de Yucatán. En Catherwood Travels disponemos de un par de propiedades privadas que cuentan con increíbles cenotes, resguardados por la selva, y que puedes visitar de forma exclusiva. Nadar en ellos es una aventura que no puedes perderte durante tus próximas vacaciones, pero antes de contarte más, quizá deberíamos comenzar por ¿qué son los cenotes?… Los cenotes son pozos de agua de gran profundidad, se alimentan por la filtración de la lluvia y por las corrientes de los ríos que nacen en el corazón de la tierra, por ello sus aguas se encuentran siempre frescas y son perfectos para olvidarte del calor.

Estos pozos deben su nombre a los mayas, que los bautizaron con la palabra Dz’onot, que significa “caverna con agua” y de ahí derivó a su nombre al actual. Los cenotes para la cultura maya han sido símbolo de dualidad, ya que representaban la vida y muerte. Por una parte, el líquido era vital para la vida, por ello las antiguas ciudades se asentaron en sus cercanías. También representaban la puerta de entrada al mundo de los muertos: el Xibalbá. Este mundo lo visualizaban más allá del agua subterránea y las cavernas eran el inicio de este camino.

Catherwood Travels te ofrece la oportunidad de sumergirte en completa intimidad en las aguas sagradas de los cenotes Xocempich y Xchen, propiedades privadas a las que únicamente tienen acceso los Catherwood Traveles. Estos destinos se encuentran estratégicamente ubicados, el primero cerca de Chichén Itzá y el segundo cerca de Ek Balam.

El Cenote Xocempich está situado en un entorno exuberante y sereno. Llegar a este mágico lugar requiere caminar por varios tramos de escalones. Una vez que llegues a la parte inferior se encuentra un magnífico escenario que te transportará lejos de la vida cotidiana; literalmente a otro mundo, aquí puedes nadar mientras disfrutas de la vista de las raíces colgantes, plantas tropicales y el silencio.

Otra magnifica opción para relajarte es el hermoso Cenote Xchen, la entrada se encuentra protegida por hermosos arboles con cientos de años de vida, al descender por una escalera de caracol podrás admirar sus estalactitas y los juegos de luz y sombra que se crean por las escasas entradas de luz. El agua es muy refrescante y gracias a las largas enredaderas que descienden del cielo, si miras hacia arriba verás que te encuentras en un paraíso privado rodeado únicamente por naturaleza.

En ambas propiedades puedes complementar la experiencia con las delicias culinarias preparadas siguiendo la tradición gastronómica, por las manos de los miembros de la comunidad maya. Los sabores sorprendentes de la cocina tradicional yucateca están acompañados por estilo y servicio con el estilo de Catherwood Travels… Puedes comer debajo de un árbol, en pleno contacto con la naturaleza y dormitar en una hamaca justo después de nadar. Si nadar en un cenote es imprescindible al venir a Yucatán, imagínate tener un cenote exclusivamente para ti.